Pedagogías clandestinas: cuando por fin los innovadores pudimos dejar de pedir permiso…

5

Estas últimas semanas están pasando cosas bastantes sorprendentes en el mundo de la educación. Amplificados por el eco de las redes sociales, el Proyecto Horizonte 2020 y el fallo del Word Teacher Price, han puesto encima de la mesa uno de los problemas más graves en cuanto a la revolución educativa: la clandestinidad de la innovación pedagógica. La realidad es que la gran mayoría de los profesionales de la educación que innovamos y que estamos acelerando el cambio de paradigma, que ya nadie discute como necesario en la práctica, nos vemos obligados a “Innovar sin pedir permiso”, cita que tomo prestada de la ganadora del World Teacher Price Nancie Atwell y que refleja, de manera precisa, esa sensación de hacer lo que creemos que tenemos que hacer pero sin que se note mucho, sin que nadie nos vea, de manera oculta y secreta, no vaya a ser que nos quedemos sin nuestro puesto de trabajo…..

8

Y la pregunta que me hago es ¿por qué los que innovamos tenemos que hacerlo de forma clandestina?; ¿por qué somos a los que se les vigila y se les castiga?; ¿por qué somos los que tenemos que escondernos y volvernos invisibles?; ¿por qué tenemos que soportar como “normal” el desprecio de nuestros compañeros, la ira de nuestros superiores, las burlas del resto de nuestras comunidades? Por qué tenemos que cerrar la puerta de nuestras aulas, hacer la pantomima del “mirlo blanco” y mentir al inspector, al director y a veces hasta a los padres de nuestros alumnos para poder llevar a cabo aquello en lo que no solo creemos, sino aquello que ya está sucediendo en otros países y que está demostrado que funciona; aquello que consigue despertar el sentido crítico, las ganas de pensar, el trabajo colaborativo, la creatividad y todas aquellas capacidades que son las únicas competencias que sabemos que serán necesarias en el futuro desempeño profesional de los niños y niñas que serán los adultos del futuro.

36

¿Por qué somos siempre los que incitamos el cambio los que tenemos que dar explicaciones, los que tenemos que convencer, los que tenemos que justificar la necesidad de cambiar, en vez de ser los que NO quieren cambiar los que tengan que dar explicaciones? Y es que cada vez que doy una charla o una conferencia son legión las personas que se acercan al final y me cuentan lo felices que se encuentran descubriendo que NO SON los únicos profesores raros, los únicos profesores incomprendidos, los únicos profesores que tienen que luchar contra los equipos directivos, contra el mobiliario, contra los padres, contra algunos alumnos y lo peor de todo, contra el miedo.

20

Profesores que, como visualizan las figuras de Nancie Atwell o de César Bona, tanto en la escuela pública como en la privada (pero tengo que decir que con mayor lentitud en la pública debido al amargo corsé de las instituciones oficiales), tanto en la escuela infantil como en la universidad, y especialmente en la educación formal (aunque también existen casos en la educación no formal), llevamos a la práctica de manera clandestina modelos de pedagogía que están en consonancia con el mundo en el que vivimos.

12

Profesionales de la educación con una capacidad ética a prueba de bombas, que entendemos que hay que acabar con la farsa, con el simulacro que en todas las disciplinas (desde las matemáticas hasta las artes visuales) día a día se establecen unos procesos de aprendizaje mediante los que nunca nadie realmente llegará a aprender. Y hacemos este cambio contra viento y marea, solos, escuchando, como dice bell hooks, las risas burlonas desde el fondo de los pasillos aunque no nos paremos a responderlas, ni las hagamos caso.

Pero parece que el momento de “innovar sin pedir permiso” está a punto de acabar.

El proyecto Horizonte 2020, llevado a cabo por la red de escuelas de los jesuitas en Cataluña y del que se han hecho eco tres de los principales periódicos digitales del país, suponen desde mi punto de vista, un cambio enorme; y es que ha sido toda la institución, desde la dirección pero pasando por profesores y padres, quienes han decidido impulsar la innovación. Es cierto que los jesuitas no son, ni han sido, los únicos; existen escuelas alternativas desde hace mucho tiempo y por toda la geografía española, pero el Proyecto Horizonte 2020 me gusta entenderlo como la metáfora de este cambio, porque también es una realidad que estas escuelas alternativas han sido y son excepciones, y el Proyecto Horizonte 2020 se pretende configurar como regla.

4

 

Tal y como recomienda Focault, la manera más eficaz de resistencia contra cualquier forma de dominación, no es la lucha contra la prohibición, sino la contraproductividad, es decir, la producción de formas de ser y de vivir alternativas a lo que la prohibición prohíbe. La innovación pedagógica que muchos profesionales de la educación hemos desarrollado y donde estamos, puede entenderse como una forma de resistencia, como una contrapedagogía que articula, desde la posibilidad y lo regenerativo, las alternativas ante lo que no funciona.

2

Sueño con un día en el que las pedagogías clandestinas no sean necesarias, en un día donde los profesores, los equipos directivos y los centros premien la innovación, la valentía, la creatividad y que, aunque algunas de estas propuestas sean fallidas, también sean entendidas como experiencias necesarias para avanzar. Sueño con un día donde todos aprendamos en las aulas y donde ese aprendizaje, lejos de esconderse, se exhiba y se comparta de manera que ningún profesional de la educación tenga que pedir permiso, porque la innovación… será la norma.

Todas las imágenes de este post son obra del artista Hicham Benouhoud

48 comentarios

  1. ¡Menudo artículo, María! Has despertado el volcán interior. Me parece que los primeros “culpables” somos nosotros mismos, los clandestinos. Caemos en la misma trampa que el otro bando, el miedo. Tal vez tengamos que recurrir a las microestrategias y empezar a visibilizarnos lentamente, pero sin temor. Sin alerdear, pero sin escondernos, porque sería perder la batalla -si es que hay alguna batalla en educación. Seria darles la razón y lo que es más grave: convencer a los alumnos que somos unos payasos. Ahora me viene a la cabeza la escena de “La lengua de las mariposas” cuando detienen el profesor y sale de la escuela, cabizbajo, y los alumnos se avergüenzan de él.

    Por cierto, hay más horizontes que se vislumbran: Illes per un Pacte. Hace un par de años que ha surgido un activismo social que lucha por pactar un modelo educativo que consolide el futuro de esta comunidad autónoma.

    Se pronostican bastantes nevadas.

  2. Amb 30 anys de feina noo m han entes mai i jo ho se , pero segueixo fent el que em diu la meva intuïció , com un salmó i al revés de la comunitat de profes que encara creu en el llibre de text ,la ditxosa i repetitiva classe magistral , l examen etc….. , cada any es un nou repte i no necessito La programació , “se hace camino al andar “…i al final de cada curs he sembrat moltes llavors …. Pero costa i cansa tan anar contracorrent. , gracies Maria

  3. Completamente de acuerdo contigo, María. Yo ya lo explicaba en esta entrada de mi blog:http://mjfn62.blogspot.com.es/2013/12/cambiando-perspectivasy-por-que-no.html. ¿Por qué tenemos que justificar que hacemos lo que hay que hacer frente a las y a los que creen que hay que educar como siempre (para que, como siempre, no se aprenda) ? Y, por cierto, soy director, desde hace 14 años. Y mi claustro no tira ni queriendo. Bueno. sí, tira pero “patrás”. En fin, enhorabuena y seguimos. Lo imposible es lo que nunca se intenta. Hay que dejar de enseñar como siempre para enseñar como nunca.

  4. Bueno, me ha encantado este artículo…gracias por poner palabras a lo que muchos y muchas sentimos en el desarrollo de este maravilloso trabajo que es la docencia.
    Un abrazo!

  5. Me ha emocionado tu post, María. Soy maestra en un concertado y cada día lo vivo con esta sensación, con el miedo de vivir caminando sobre el filo de la navaja para que nadie se dé cuenta de las pequeñas cosas que hago, ni el Jefe de Estudios, ni los padres y sobre todo, mis compañeros. En un lugar donde te auditan dos veces al año para asegurarse de que cumples al milímetro cada papel, cada proceso y cada decisión no queda más que esconderse, y mucho.
    Lo que me da esperanza es que últimamente están soplando nuevos vientos y aunque ves que muchos de los que te rodean están reaccionando con ferocidad a la idea de cambiar, parece que afortunadamente no les va a quedar más remedio.
    Gracias.

    • Muchísimas gracias por este comentario y por compartir el optimismo, aunque sea en el final de tu texto. Creo que esto no puede seguir así y que es necesario visualizar la innovación. Enhorabuena por tu trabajo porque somos nosotros, y no los feroces, los que transformamos el mundo en un lugar mejor

    • nunca me oculté. He ido siempre con las manos y los ojos abiertos. A todos, incluídos padres se lo mostré. Y me escucharon. Y lo pensaron.
      Tal vez la gente lo hubiera entendido antes si nadie hubiera vacilado. tal vez aún podemos.
      Un abrazo a todos.

  6. Yo soy una profesor de esas de las que hablas algo rara Trabajo en la publica. La única diferencia es que siempre hago lo que me.da la gana. No paro de inventar de cambiar esquemas de…. Mil cosas pero me siento libre y nunca he tenido problemas. Soy profesor de dibujo. Es lo bueno de ser de una “maria”. Lo único importante es tener la convicción de que lo que haces es lo mejor y luego ser valiente para hacerlo

  7. María:
    Gracias por tus reflexiones. Me encanta eso de “Innovar sin pedir permiso”.
    Comparto las siguientes lineas que nos hablan precisamente de eso, de innovar, de ser más creativos, de contribuir a descubrir y desarrollar el talento natural de cada uno de nuestros alumnos, a vivir su vida a su manera:
    “La educación es confianza en ti mismo y en la existencia, permitiendo el despliegue de todo lo que se oculta en ti; es sacar todo lo que está dentro afuera. Pero tú no le importas a nadie. A la sociedad le importan sus propias ideas, ideologías, prejuicios, tecnología; siguen obligándote. Usan tu cabeza como si se tratara de un lugar vacío, que tienen que amueblar. Normalmente la educación, o todo lo que tienes a mano bajo el nombre de educación, no es nada más que atiborrar la mente de conocimientos, porque el conocimiento tiene alguna utilidad. No le importas a nadie, a nadie le preocupa tu destino. Necesitan más médicos, más ingenieros, más generales, más técnicos, más fontaneros, más electricistas. Los necesitan; te obligan a hacerte fontanero, o médico, o ingeniero.
    No estoy diciendo que haya algo malo en ser ingeniero o médico, pero desde luego está mal si se te obliga desde el exterior. Si alguien florece en forma de médico, verás cómo a su alrededor sucede una gran curación. Será un sanador de nacimiento. Será de verdad un médico, sanará todo lo que toque. Ha nacido para eso.
    Pero cuando se te obliga desde el exterior y te lo tomas como una profesión, porque tienes que vivir y aprender a ganarte tu sustento, lo asumes. Entonces uno está paralizado y aplastado por el peso. Te sigues arrastrando, y un día te mueres. En esa vida no ha habido ni un momento de celebración. Por supuesto, dejará mucho dinero para que sus hijos se conviertan en doctores cuando les toque el turno, para que vayan a la universidad, a la misma universidad que le ha destruido. Y sus hijos harán lo mismo a sus hijos, y así es como todo se transfiere de una generación a otra. No, a esto no le llamo educación. Esto es un crimen…
    Cuando tengas veinticinco o treinta años, se te habrá ido la mitad de tu vida. Pero cambiar parece demasiado arriesgado. Eres médico, tu consulta va bien; de repente un día te das cuenta de que no estabas destinado para esto. No es lo tuyo, ¿pero qué puedes hacer ahora? Sigues fingiendo que eres un médico. Y si el médico no está contento de ser médico, no podrá ayudar a ningún paciente. Podría medicar al paciente, podría darle un remedio, pero no va a ser realmente una fuerza curativa. Cuando un médico es realmente un médico, médico de vocación…. y todo el mundo ha nacido para algo… Podrías no enterarte, podrías ni siquiera saberlo. Algunas personas nacen poetas, pero no puedes crear un poeta. No hay manera de fabricar poetas. Algunas personas nacen pintores; pero tú no puedes fabricar pintores.
    Pero las cosas están muy mal colocadas: el pintor está trabajando de médico, el médico está trabajando de pintor. Ahí tienes al político: podría haber sido un buen fontanero pero se ha convertido en primer ministro o en presidente. Y la persona que podría haber sido primer ministro está de fontanero.
    Por eso hay tanto caos en el mundo: todo el mundo está mal colocado, nadie está exactamente donde debería estar…
    Los hombres que tienen un cierto prestigio social se quedan muy atascados porque no pueden hacer nada, no pueden arriesgar su prestigio. Tienen miedo. No son felices, no saben lo que es la dicha, no saben exactamente lo que significa estar vivo, pero son respetables. Por eso se aferran a su respetabilidad, y después mueren. Nunca viven; mueren antes de haber empezado a vivir. Hay muchas personas que mueren antes de haber empezado a vivir…
    Será necesario desaprender. Desaprender significa que vas a abandonar esas rutas equivocadas, que vas a dejar de andar por esos caminos equivocados que la sociedad te ha impuesto, te ha persuadido y te ha seducido para que tomes. Tomarás la responsabilidad de tu propia vida; te convertirás en tu propio maestro…
    Si la educación es la correcta, se ocupará de tu dicha, tu felicidad, la música, la poesía, la danza. Te enseñará a desarrollarte. Te ayudará a salir de tu propio ser, a florecer, a crecer, a extenderte, a expandirte.
    La educación es religiosa si te hace suficientemente valiente como para aceptarte a ti mismo y vivir tu vida, y convertirte en una ofrenda a la existencia a tu manera, de una manera única y singular”.
    OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
    http://osho-maestro.blogspot.com/

  8. Magníficas palabras. Creo que en su esencia se aplican a cualquier profesión, coko la kia por ejemplo, que es la medicina. Padecemos unas ataduras metodológicas y académicos que nos hacen sujetos no solo de burla y despeecio por parte de lis pares, la academia y la sociedad, sino también de víctimas del rigor de la Ley y la normatividad. Deseo éxito a lis innovadorescde toda profesión.

  9. La verdad… no entendí nada sobre la clandestinidad…si haber vamos entendemos la innovación educativa como un esfuerzo de competividad académica, no necesito que ningún director cuestione mi profesionalidad, como educador…ejerzo mi capacidad como profesional de la educación en cualquier campo del ámbito educativo…mi mejor referencia es que mis estudiantes valoran mis mensajes e interpretan que la informacion dada es parte importante del conocomiento…aquí genero estrategias que vitalizan la acción pedagógica… la que considero una relación efectiva y estimulante. ?.

  10. Me ha encantado tu post, yo tengo un centro de educación infantil de 1°ciclo de educación infantil y me presenté a unos premios de innovación que organiza la conselleria más que nada con el objetivo de que se conozca que en el primer ciclo de infantil también se innova y que se nos reconozca que somos la base de la pirámide y no pudimos entrar en la convocatoria porque no éramos centro público ni concertado aunque nos conceden subvenciones por su parte, pero lejos de rendirme desde hace diez años intento cada día hacer cosas nuevas e ir cambiando la educación infantil desde el entorno donde estamos, lo que ocurre que nosotras al ser una escuela privada dependendemos de los clientes que tengamos y aunque por hacer lo que nos marcaba nuestra filosofia hemos pasado unos años malos ahora son cada vez más los padres que se interesan por nuestro estilo y para mi me ha merecido ya la pena ser pionera. Un saludo

  11. Innovemos sin persimo ¡
    Exquisita perfomance.
    Detalle, ojos abiertos, corazones atentos. Niños rotos.
    Como dragones de plata nacidos en la grietas de la escuela nueva
    Volad y vigilad vuestros tesoros incompletos
    Maestros del aire y del fuego defensores de los valores de Delors, Freire, la Montessori y tu alma rota
    Volad en busca del fuego fatuo escondido bajo la escalera del miedo
    Aterrados maestros de miedo y terror.
    Volad al nuevo dia y a la nueva escuela
    Corred que vuestro tiempo está llamado a ser extinto a bocanadas de fuego y plata .
    Los pequeños rotos y colgados atados y amorzados caminarán en la sombra del horario de escuela entre astillas de pupitres gastados y días antiguos de frio y espanto, de silencio y miedo más miedo que el miedo.
    Dragón de cambio, volador de valores y maestros y maestras sin miedo
    Desenfunda ya tu estocada de competencias abiertas al modo de la vida y la escuela nueva.
    Temblad que el guerrero del cambio navega en el barco sin miedo y sin permiso
    Reventará la ola en la idea del compromiso de la vida y la educación como misma cosa.
    La educación y la vida
    como misma cosa
    Saludos de dragón a dragón

    • Estupendo envase para compartir y apoyar el mensaje de Maria, me ha animado a escribr esta nota, como docente, en formación de adultos, ya retirado, que en su momento intentó innovar día a día ( con el compromiso de los alumnos en su experiencia de aprendizaje ) y me congratulo de ver como esta profesión que permite ,a los que así lo desean, reinventarse cada día para lograr un “producto” digno , está en máxima efervescencia, como la masa con una buena levadura, enhorabuena y los mejores deseos de éxitos para todos…..

  12. ¡Gracias! Me vino justo en estos momentos en que me siento asediada por los lugares comunes: “Eso es lo que hay” “Algo simple” “Lo que importa es que se NOTE, no lo que beneficie a los y las estudiantes” Trabajo en Extensión Universitaria (Artes Escénicas, Creación Literaria, Ecología, Reciclaje etc. etc.) Gracias No estoy sola

  13. Hola Maria,

    Muchas gracias por tu blog y tu cita al H2020 en tu último post. Estoy plenamente de acuerdo contigo que hay muchos profesores haciendo muy buen trabajo y innovaciones, pero muchas veces topan contra un techo de cristal que les impide dar un salto, y les lastra su actividad y su ánimo.
    Nosotros intentamos aportar nuestro granito de arena y nuestra experiencia de proceso participativo de cambio para inspirar a otras redes y escuelas a realizar caminos parecidos . . . igual que nosotros nos hemos inspirado en muchas otras realidades.
    Sigue escribiendo, que es muy importante ¡¡¡!!!
    Estamos en contacto.

    Un abrazo.

  14. Excelente artículo, recuerdo el primer año que fui docente en un colegio difícil, donde el perfil de los estudiantes eran expulsados de los mejores colegios de Medellín. Programe una clase de Historia de Europa en una cancha de futbol y con un balón. Nunca habia visto tan motivados a mis estudiantes por participar y aprender. En esas aparece la coordinadora académica y me dice que al terminar la clase fuera donde el rector.
    Me dijo que se cuestionaba mi pérdida de tiempo, que Ciencias Sociales no se daba en una cancha, que esperaba no volverme a ver en esas.
    Son muchas las clases didácticas que me cuestionó, el peor año de mi vida como docente.

  15. Felicitaciones Maria! en numerosas escuelas no me renovaron el contrato porque no me quedaba con “el protocolo” sino con el aprender.Estoy en Argentina, tenemos un programa anacrónico, 14 asignaturas con esos tantos profesores, para jóvenes de 13 a 17 años, llenos de fechas, cifras, nombres, que nada les sirve., cuando todo eso se logra con un clic en Google

  16. Gran artículo, que representa una problemática común a muchos países. En Argentina, si bien hay bibliografía y proyectos aislados interesantes que van contracorriente, la desidia gubernamental, la burocracia desmedida , las prescripciones curriculares y el miedo a la responsabilidad civil encorsetan la educación, que además se encuentra desvalorizada . Las escuelas son depósitos que justifican la supuesta inclusión, que no es tal en absoluto, sino que iguala a los chicos en las pocas posibilidades de aprender, con aulas de 40 adolescentes donde apenas pueden moverse sin chocar con el otro, sobre todo en los primeros años de secundaria, porque luego muchos desertan.

  17. Pingback: De burnout bloguero, culpas, fechas, fieftas y Montessori - Mamá necesita un café - Tigriteando

  18. que bueno que vayan apareciendo manifestaciones que abran no solo las puertas de futuro, sino también las entendederas de ministros… Ministras y funcionarios anquilosados y apoltronados en sus viejas y caducas visiones de la educación.
    Que bueno también que los jusuitas hayan descubierto y puesto en funcionamiento lo que hace mas de 30 años hicimos en Bogotá Colombia en un barrio deprimido en donde teníamos 322 chicos de sexto grado en un solo salón con solo 4 maestros, con metodología muy activa, y muchas otras innovaciones. Hoy, después de tanto andar…. Siempre con el miedo y el temor…. Me declaro miembro activo de la contrapedagogia… Y absolutamente subversivo a toda esa parafernalia escolarizantea enfermiza y creadora…. Educación de futuro… Sin miedo y sin temores…. Juntemos voluntades e inteligencia para hacer lose debe…

  19. que bueno que vayan apareciendo manifestaciones que abran no solo las puertas de futuro, sino también las entendederas de ministros… Ministras y funcionarios anquilosados y apoltronados en sus viejas y caducas visiones de la educación.
    Que bueno también que los jusuitas hayan descubierto y puesto en funcionamiento lo que hace mas de 30 años hicimos en Bogotá Colombia en un barrio deprimido en donde teníamos 322 chicos de sexto grado en un solo salón con solo 4 maestros, con metodología muy activa, y muchas otras innovaciones. Hoy, después de tanto andar…. Siempre con el miedo y el temor…. Me declaro miembro activo de la contrapedagogia… Y absolutamente subversivo a toda esa parafernalia escolarizantea enfermiza y creadora…. Educación de futuro… Sin miedo y sin temores…. Juntemos voluntades e inteligencia para hacer lose debe…

  20. Gracias por el post. Y gracias por existir tú y todos los que son como tú. A mí el 2020 se me antoja lejano pues mis hijos ya habrán terminado de estudiar.Soy una madre que cada poco se pasea por el colegio e instituto de mis hijos para explicarles que pueden enseñar de otra manera. Que no deben preparar a los niños para una realidad que no existe, que no todos los niños son iguales, que hay nuevas metodologías…Yo también me enfrento a profesores, jefes de estudio y directores para insinuarles que a lo mejor los niños se aburren y se portan mal por las clases magistrales que dan, por la escasa participación. Me apunto parte de tu exposición para cuando vuelva por el instituto.
    De nuevo gracias y mucho ánimo !!! Muchos padres estamos de vuestra parte y el curso nos resulta mucho más ameno cuando encontramos profesores de vuestro perfil.

  21. Conoci a maria en una de sus clases y desde el primer momento me parecio lo leo cada dia que:una defensora a ultrnza de cualquiera q se ve desvalido…dicho esto, me considero pedagogo y no defiendo nada mas q lo q creo ” mi ideal de una buena educacion”… es muy facil teorizar,pero desde la esperiencia digo q ninguna teoria es valida para todos los casos,puedes saberlo todo acerca de educar; y es entonces cuando un crio de 7 años te va a tu mesa y te da una leccion de humildad…lo q pretendo con este post no es otra cosa q lo q aquel niño,hizo conmigo:”LA TEORIA ES MU BONITA, MAEZTRO PERO A MI NO ME SALE ASIN COMO TU LO EZPLICAS”

  22. Gracias por el post, María! Hace tiempo que decidí cambiar mis clases. Y pese a tener que dar explicaciones a “demasiadas” personas, no me arrepiento. Estoy convencido de mi trabajo. Es más, me siento mucho más comprometido con mis alumnos que la muchos de los profesores “normales” que he conocido. Cuando una actividad no me funciona o un alumno no se motiva, siempre me cuestiono ¿en qué he fallado?. Es casi una obsesión. Hoy en día el profesor ya no tiene la responsabilidad de enseñar. Eso es muy fácil. El profesor tiene la responsabilidad de conseguir que todos sus alumnos aprendan. Ese es el reto. Un reto vital que consigue que nos despertemos cada día con la ilusión de luchar. No quiero renunciar a esa ilusión, aunque algunos lo pretendan.
    La sociedad debería comprender que los que innovamos somos realmente los profesores más implicados, los que más creen en la educación y los que realmente buscan el crecimiento global de sus alumnos.

  23. ” Sueño con un día donde todos aprendamos en las aulas y donde ese aprendizaje, lejos de esconderse, se exhiba y se comparta de manera que ningún profesional de la educación tenga que pedir permiso, porque la innovación… será la norma. ………..dice Maria autora de este espectàcular articulo……yo como educador Fìsico sueño con el dìa en que lo que se aprenda fuera del aula sea igualmente valorado.
    Me gusta · Responder · Hace un momento
    Hernando Chaves

    Escribe un comentario…

  24. Enhorabuena.
    A mí me dijo una vez una profesora mía de la universidad que ella creía que yo simplemente tenía mis ideas y no aprendía nada más. Era la titular de Didáctica General.
    Con el tiempo me di cuenta de que “mis ideas” ultra innovadoras estaban bastantes pasos por delante de las suyas y hoy me alegro de no haberme amedentrado por sus críticas.
    Eso sí, me temo que la intrínseca revolucionaria lleva aparejada la clandestinidad y de ella saldrás cuando ya no tenga sentido seguir en ella y haya que empezar la siguiente.

    • Muy buena Antonio, ha mi me ha pasado esa situación también, hay que ser firme en tus convicciones, la mentalidad retrograda va en contra de la razón, no escuchan ni tienen la mente abierta

  25. Gracias María Acaso, tu texto ha despertado en mi un sentimiento, no sé definirlo, creo que es un sentimiento compartido, hay quien busca salirse de lo establecido por el sistema, por la propia escuela, por la normatividad, muchos se han acostumbrado a ello y lo han normalizado. Al leer tu texto ya no me siento solo, vuelvo a creer que quienes buscamos cambiar nuestras prácticas educativas y no conformarse con lo que la mayoría hace, es parte de quienes buscamos innovar sin pedir permiso.

  26. Me alegro de que exita personas que quieren el cambio, no pierdo la fe de que algun dia poco a poco se generalice, por mientras realizaremos una pedagogia clandestina, desarrollando la capacidad critica y sembrando realmente esperanzas en nuestros adolescentes y jovenes.

  27. Excelente artículo. En un post reciente compartí esta reflexión: “La única solución posible a los graves problemas de nuestro turbulento mundo moderno es atender firmemente a una de las áreas más abandonadas por todas y todos: la educación. Pero parece como si a nadie le interesara la educación: las administraciones públicas la ningunean, muchos maestros no muestran voluntad de crecimiento ni pasión por su profesión, los alumnos no se sienten involucrados en la vida escolar más allá de lo que se ven obligados a realizar y las familias se desentienden de todo como si nada tuviera que ver con ellos. ¿Cuál es el problema de fondo, entonces?
    Podemos decir que se trata de una enfermedad que se ha transmitido desde todos los frentes institucionales, sociales y culturales de nuestra sociedad. La violencia, el crimen, la delincuencia y la impunidad han puesto en marcha un engranaje difícil de detener, pues son demasiado fuertes los intereses que tratan de perpetuarlo. Cuanta mayor sea la ignorancia, mayores posibilidades de seguir alimentando este engranaje, con los consecuentes beneficios repartidos entre las clases dominantes; la educación, que es el catalizador para el cambio, debe ser ninguneada. De lo contrario, amenaza con transformar el borreguismo en independencia, libertad y empoderamiento. La salud de la educación es tan desgraciada porque interesa que así sea.” Ahora quisiera añadir que, por fortuna para todos, existen personas como tú que creen que todo puede -y debe- cambiar. Un saludo, María.

  28. Al leer el artículo me motivo, se que muchos no estamos de acuerdo con el sistema educativo global que responde a intereses ocultos. La educación actual n o responde a las necesidades ni intereses de los jovenes, razón por la cual casi la totalidad de estudiantes celebra con júbilo la suspensión de las clases por algún motivo.

  29. ¿Por qué si hay buenos profesores y personas que entienden la importancia del cambio y la necesidad de escuelas valiosas, por qué no estos profesores innovadores, no montan sus propias escuelas? Como hizo una madre en Pakistan, comenzando a dar clase para sus 3 hijos en el salón de su caso, comenzó hace 30 años, y su sistema ahora es tan exitoso que abarca a 250.000 niños. Profesores innovadores poned en marcha vuestras escuelas y programas, en el salón de vuestra casa, por qué los profesores siguen en clase, en el colegio, con un sistema que no los apoya, un sistema que es un virus y que no entiende las solución. La solución no es convencer a los de arriba para que arreglen las cosas, si que los que entendemos la necesidad del cambio la pongamos en marcha, sin permiso. Luis, estudiante

  30. ¡Gracias por vuestra compañía!… Yo sé que somos muchos en la “clandestinidad”.
    ¡Gracias, gracias ,gracias, María, por tu precioso regalo!
    Hoy, he tenido mi momento de felicidad gracias a todos y todas que sé que ESTÁN AHÍ…a pesar de todo y todos…
    ¡SEMPER MAGISTER!

  31. El proceso de cambios es imparable, por suerte. Son muchos los proyectos que, al amparo o no de los gestores, se están llevando a cabo con éxito a pesar de los pesares. Creo que es cuestión de tiempo su formalización y que será gracias al entusiasmo de muchos profesionales. Muy bueno el artículo excelentemente ilustrado.

Deja tu comentario