Exponer la educación

20151128182020_39945

Foto de Ni arte ni eudcación. Jorge Mirón

El mes pasado tuvo lugar en Madrid ARCO 2017, un espacio donde se dan cita los profesionales del mercado del arte y donde las artes visuales se entienden, antes que nada, como un negocio. En el contexto de la feria, cada año tienen lugar diferentes encuentros profesionales que tocan temas adyacentes al mercado del arte, y este año, por tercera vez consecutiva, se ha celebrado un encuentro sobre educación.

Seguir leyendo

j j j

Deberes no, placeres sí. El significado del término “esfuerzo” en la educación del siglo XXI

00

Eva Kotatkova. Formación ambidiestra. 2015

Estaba tumbada en la camilla escuchando a Esther. Hablábamos de lo que yo debía empezar a hacer, de las herramientas que eran recomendables que pusiese en funcionamiento, de los pasos que tenía que dar. Esther hizo un breve silencio, trago saliva y me dijo:

“Pero ya sabes que no debes iniciar este proceso con esfuerzo, porque el esfuerzo solo conduce al fracaso

Nada más escuchar aquella frase, no la entendí muy bien, es más, pensé que se había equivocado porque año tras año, día tras día, mis profesores, mis familiares, mis superiores se habían empeñado en decirme justo lo contrario, se habían empeñado en decirme que “el esfuerzo es sinónimo de éxito”. La miré fijamente a los ojos y le dije

“Esther, ¿te he entendido bien?, ¿estás afirmando que el esfuerzo solo conduce al fracaso?”

A lo que ella me contestó que efectivamente no se había equivocado.

Seguir leyendo

j j j

Ni White Cube, ni Disney Land: reformulando la oposición entre los museos y los parques de atracciones

“El conocimiento no llega si el deseo no lo convoca”

Deleuzze y Guattari

00 Glen Ligon Give us a poem

Glen Ligon. Give us a poem

Creo que todos podemos recrear mentalmente la escena. Pensemos en que nos ofrecen una doble opción, ir a pasar el día a un museo o, por el contrario, ir a un parque de atracciones. Probablemente en nuestras cabezas rechinen dos mundos opuestos: en uno paseamos en silencio entre paredes blancas y guardas de seguridad que nos miran con recelo, mientras que en el otro mundo nos lanzamos gritando por una montaña rusa después de haberle reído las gracias a un probable inmigrante ilegal disfrazado de Mickey Mouse.

02 EMP

EMP (Experiencie Music Project). Seattle

El imaginario colectivo nos lleva a pensar que en el museo se da por supuesto que se genera conocimiento, un tipo de saber académico, legitimado, científico y muy serio; mientras que en el parque de atracciones ocurre lo opuesto y ese mismo imaginario nos ofrece un modo de diversión frívola, superficial y relacionada con un tipo de cultura (la baja) que no tiene parangón con la cultura académica que los museos producen. En resumen, podemos decir que lo que parece que diferencia a los museos de los parques de atracciones, es que la experiencia del museo es efectivamente de conocimiento mientras que en el parque de atracciones dicha experiencia no existe, aunque sí que existe la diversión.

Pero, evidentemente, este texto está siendo escrito para poner todo esto en duda.

Seguir leyendo

j j j

Fracasar así, es todo un lujo. La necesidad de incorporar el arte en la escuela y la educación en las ferias de arte contemporáneo

IML_8026

Sesión de trabajo en la EED02

Hace unos años, en una de las actividades en las que participo habitualmente con mis hijas, recuerdo un niño que a una pregunta bastante compleja contestó: “El arte son cosas que hacen los artistas para otros artistas”.

Esta definición tan sincera da fe de uno de los problemas más graves que atraviesa en estos momentos el arte contemporáneo: su casi absoluta incomprensión social. Esta incomprensión social tiene, entre otros, un origen relacionado con lo educativo y más en concreto con la ausencia total del arte contemporáneo en los contextos educativos formales, y de la educación en los contextos artísticos. Asistimos a las escuelas, a los institutos e incluso a muchas facultades de Bellas Artes y seguimos comprobando como reproducciones de obras de Picasso, de Goya, incluso puede que de Klimt, habitan las paredes, mientras que los proyectos de los artistas que están trabajando ahora, en estos momentos, son completamente ignorados. De manera que se crea una pescadilla que se muerde la cola: los docentes no tratan el arte contemporáneo, los estudiantes no lo entienden, el rechazo se extiende y, cuando estos estudiantes devienen en docentes, el problema vuelve a empezar. Al mismo tiempo asistimos a las bienales, a los museos, a los centros de arte, y lo educativo es muy escaso y, cuando está presente, es entendido como un servicio

Seguir leyendo

j j j

Pedagogías clandestinas: cuando por fin los innovadores pudimos dejar de pedir permiso…

5

Estas últimas semanas están pasando cosas bastantes sorprendentes en el mundo de la educación. Amplificados por el eco de las redes sociales, el Proyecto Horizonte 2020 y el fallo del Word Teacher Price, han puesto encima de la mesa uno de los problemas más graves en cuanto a la revolución educativa: la clandestinidad de la innovación pedagógica. La realidad es que la gran mayoría de los profesionales de la educación que innovamos y que estamos acelerando el cambio de paradigma, que ya nadie discute como necesario en la práctica, nos vemos obligados a “Innovar sin pedir permiso”, cita que tomo prestada de la ganadora del World Teacher Price Nancie Atwell y que refleja, de manera precisa, esa sensación de hacer lo que creemos que tenemos que hacer pero sin que se note mucho, sin que nadie nos vea, de manera oculta y secreta, no vaya a ser que nos quedemos sin nuestro puesto de trabajo…..

Seguir leyendo

j j j